Todos sabemos qué son los subtítulos y por qué es importante que estos sean de calidad para que el producto que vendemos o mostramos a nuestro público sea bien recibido. Unos subtítulos malos, como un doblaje malo, pueden arruinar una película de cualquier tipo (ya sea cine, publicidad, conferencias…) y que el producto (del tipo que sea) no sea bien aceptado por tu público.

Pasamos a comentar una serie de dificultades a las que se enfrentan los profesionales del subtitulado:

– El espectador no quiere estresarse cuando ve un vídeo en otro idioma. Es importante que la velocidad de los diálogos no supere la velocidad de lectura de los espectadores. Hay que asegurarse de que el texto sea visible a medida que la gente hable y que los lectores puedan terminar de leer cada subtítulo antes de que aparezca el siguiente. Las cosas se complican aún más cuando hay que lidiar con conversaciones de ritmo rápido, discusiones o debates entre media docena de personas (escenas de multitudes, peleas, etc.).

– Los distintos idiomas tienen un número diferente de caracteres y palabras para un enunciado que significa lo mismo. Esto se convierte en un gran reto a la hora de subtitular, porque por mucho que tengas una buena traducción, hay que tener en cuenta que para algunas frases hay que encontrar frases más cortas que signifiquen lo mismo y tengan el mismo contexto que la película original.

– Si se hace una traducción directa palabra a palabra, se suele destruir el significado y el contexto del contenido original. Por este motivo, la traducción para la localización de un vídeo la tiene que hacer un traductor o un grupo de traductores que tengan un gran conocimiento de los dos idiomas con los que trabajan. Así nos aseguramos de que, al traducir los subtítulos, no se incluyan traducciones literales. Algunos ejemplos son la localización de las medidas de longitud o peso y la hora en función de la región y el idioma del público al que van dirigidos. Los subtítulos traducidos deben tener tanto sentido como el contenido original, si no más y deben ser fáciles de leer. De este modo, se garantiza que el contenido siga siendo igual de agradable e interesante para el público y que no se reste importancia al contenido original.

En Komaberri Bat somos conscientes de todas estas dificultades y por ello solo confiamos los proyectos de subtitulado a profesionales expertos en este terreno.

Confía en nosotros para tus proyectos de subtitulado, no te defraudaremos.

Comparte este artículo:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

4 × tres =

¿Tiene una idea? ¿Colaboramos?

Si tiene un proyecto o una idea que quiere poner en marcha no dude en contactarnos y estaremos encantados de poder colaborar con usted.

Solicite Presupuesto